miércoles, 21 de octubre de 2009

"Que la sigan chupando"





Diego me conoce desde que Sr. Tango es Sr. Tango (ya hace bastante) y, aunque debo confesar que le falta técnica para librarse de ella, basta un abrazo para encontrar una cadencia mas que placentera con este hombre de piernas gruesas. En medio de una exhibición con “Moneda de Cobre” una noche me desvanecí y caí pesada, ruidosa sobre la madera lustrosa. Él estaba como público pero conociendo acerca de mis placeres, lanzó un “que la chupen”. Tímidos (esto me lo contaron), se acercaron los bailarines y tras sacarme los zapatos de lamé, vertieron sus lenguas en los arcos de mis pies. Como empanadas salteñas- mis pies exhalaron jugos ardientes. “Que la sigan chupando!” ( a esto lo escuché pero entreabriendo los ojos apenitas, continué con el show).
Que los jugos se cuelen por mis muslos y se depositen a la espera de estas lenguas- pensé. Que me chupen y me chupen. Que me chupen los talones, que me chupen los tobillos. Que las lenguas se me enrosquen por entre mis dedos.
Sus cabezas de la mía…lejos, lejos. Los veo distorsionados. Con mis ojos entreabiertos, pura lengua en el espejo.
Cómo me gusta este tango; fuera!. ¿Y mi zapato chicos?
( gracias Diego)


Imagen: google

11 comentarios:

  1. nunca habia entrado a leerte, debo decirte que no solo las imagenes impactan, los textos también...
    Besos..

    ResponderEliminar
  2. no se le resbalaban los zapatos con la humedad procedente de babas varias sobre sus pies?,mmm que asquito!

    ResponderEliminar
  3. ey!!!, cortaste las lamidas para seguir bailando?

    ResponderEliminar
  4. No se si será agradable o no el impacto pero gracias por llegarse hasta acá lara.
    Al zapato, Sr. Uriarte lo extravié cual cenicienta y la madera del piso se encargó de absorver las babas varias (igual después me di un bañito de inmersión).
    La respuesta para Marcelo es obvia.

    ResponderEliminar
  5. Qué extasis!!
    quiero yo tambien...

    ResponderEliminar
  6. que linda estabas entonces...Cómo olvidar que mientras mi lengua andaba por entre tus dedos de los pies, las venas de tus pantorrillas me llamaban. Y en el intento de ascender sucedió el final abrupto y sólo atiné a complacerte sumiso ante tu pedido de abrazo. Te acordás que se me disparó la puntita de la lengua entre tu cuello en un instante en medio de "Así se baila el tango"? . Te acordás que me lo remataste solo con "Así no se baila el tango"?. Te escribiré en privado linda.

    ResponderEliminar
  7. Juaaaa juaaa. Diego, ya somos dos los que te bancamos a muerte

    ResponderEliminar
  8. difícil tarea la de sostenerme serenita cuando aparece este recuerdo mojadito y taan placenterito. Mas que agradecida por las palabras que les ha inspirado esta vez la presencia de Diego.

    ResponderEliminar
  9. hermoso fue descubrirte cuando te presentaron anoche en práctica X y mas hermoso tu abrazo, gracias atorranta

    ResponderEliminar
  10. ah!, estuviste, no se si es atractivo que me descubran, eso sí que me hace sentir mas desnuda que desnuda pero bueno...besos y gracias

    ResponderEliminar