jueves, 7 de enero de 2010

sig-

MAÑANA ZARPA UN BARCO

Acepté uno más. Poca milonga en su haber. Lo conocí conviviendo a bordo de un crucero de la empresa Royal Caribbean. Yo bailaba por las noches brindando una serie de shows a todo colorinche. Él andaba a toda hora con su bandeja pulcra y su porte de milonguero rudo . Eso me atrajo. Hay tipos que escapan a las reglas. Y éste es uno de los pocos. Miguel me jugueteaba, contándome historias varias concernientes a su oficio. En ese entonces mis días transcurrían a plena diversión y poco sexo. El tango era una farsa. Mi pareja de baile era gay ( lo sigue siendo) y no se nos movía un pelo abrazados( ahí senté las bases de lo que luego di en llamar
"Tango Incomunicado").
Así que haciendo filtro, entre los hombres disponibles no me quedaban muchos: un masajista hermoso y maestro de reiki a quien a plena luz del día y sobre su camillita dura, me le entregué hasta que no le quedó otra que introducir sus dedos largos en mis agujeritos y dejar la espiritualidad para otro momento, un pianista de esos calladitos pero que se las traen y, el mozo menos buen mozo y no por eso menos atractivo: Ansaldi.
La verdad verdadera es que a Miguel Ansaldi no lo veía con ganas hasta que me enteré por un amigo en común, Nicolás Zeballos, que andaba en las finales de un supuesto campeonato que lo tenía entre sus preferidos. Cómo seduce el poder. Cómo mentimos si lo negamos. Lo cierto es que fue afrodisíaco el rumor de que Ansaldi andaba disputándose el título de "mejor mozo del mundo". Acostarme con un mozo - lisa y llanamente mozo, me parecía hasta vergonzoso. ¿Cómo luego de revolcarme en la boite espejada con un camarero iba a aparecer tan campante a responder los interrogantes de mi entorno?; no podía. Pero, con alguien que escapa a la generalidad y encima tiene su atractivo cómo que iba a perdérmelo.
Vivimos seis meses hermosos. No olvidaré que cada noche quince minutitos antes de mi espectáculo aparecía mientras yo me estiraba un poquito. Nos gustaba hacer el amor en las más diversas posiciones. A él le encantaba hacerme el amor estando yo con la pierna en alto,perpendicular al piso. A mi me encantaba cuando se levantaba el delantal y su cola al descubierto bien blanquita quedaba. Y así hacíamos el amor cada noche y con su imagen podía abrazar a mi compañero. Si no hubiese sido porque no había milongas, no me lo habría permitido. Fue como un noviazgo. Por primera y única vez pude ser fiel. Cortamos días antes de tocar tierra firme, hace mas de tres años.
Miguel Ansaldi es mi amigo en facebook; me mandó una solicitud de relación que estoy ignorando. No se a qué se debe pero no lo quiero ver. Anoche me atacó la intriga y me puse a pispear en la web. Me doy con que además de usar las manos para llevar la bandeja,Miguel Ansaldi las usa para escribir. Imaginarme a él, justito a él, con las yemas de sus dedos entrenaditas, solito escribiendo, con piernas entreabiertas es comparable a las ganas que me dan los pianistas. Me parece que voy a aceptar la relación propuesta.

12 comentarios:

  1. que linda apertura que tenes malu, me sigue dando hambre.. y mucho mas despues de leer e imaginar la increible zarpada del buque que hicieron.

    ResponderEliminar
  2. cómo olvidar cuando me fletabas, yegua!!!, te quiero!!!, no me dejaste ni uno eh, qué bueno estaba el pianista no?, lo volviste a ver?, parece que está renovando el tango, fijate en google. Cuándo nos juntamos?

    ResponderEliminar
  3. siempre soñé con garchar con una mina que se abra así y que no ande lloriqueando porque le molesta la posición.

    ResponderEliminar
  4. "late un corazón, déjalo latir..."

    ResponderEliminar
  5. gracias a quien inauguró los comentarios de esta entrada y qué lindo que le de hambrecito. No puedo creer que estés acá Isma!!!, no me hablés de ese pianista que no puedo seguir escribiendo. No es bonito pero sí tiene algo parecido a Birabent( todo su cuerpo desparramando sexo).
    Marcos, tincho, gracias y bienvenidos.

    ResponderEliminar
  6. de nuevo aqui, con menos hambre pero siempre escribiendote comodamente con las piernas entreabiertas .. disfrutando de tu cuerpo y tus historias. no me aguanto hasta leer la proxima.

    ResponderEliminar
  7. aceptalo malu...es un amor ese ansaldi

    ResponderEliminar
  8. Buenísimo para sentarse con las piernas entreabidertas a espiar estas historias calientes y cagarse de risa de cómo se entremezclan mágicamente dos blogs magníficos. Grande Ansaldi, yo le hubiera dado el premio en el Blogazo. Grande Zurita, me está como empezando a interesar el tango.

    ResponderEliminar
  9. Sos muy atrevida. No recuerdo bien. mi cabeza es como el laberinto de peko´s. ¿Tu me dices que estabas en el barco? ¿Qué yo te mandé una solicitud por facebook?
    Arocena, gracias por el cumplido pero con eso no hacemos nada. Te sigó cuando estás con el Lagarto. Te tengo una: Iñigo Biain es una laucha coluda. Cero propina.
    Malu, un abrazo gigante y espero verte pronto

    ResponderEliminar
  10. un placer enorme ( y tibiecito tibiecito) Fernando imaginarte con piernas entreabiertas espiando mis historias. Y a ud. qué le pasa Miguel?, es una estrategia la de hacerse el desmemoriado?, no le sirve que haya ventilado nuestro pasado? no se haga el interesante, suerte.

    ResponderEliminar
  11. no lo crea amy, los milongueros sí que ocultan pero mentirosos no. Besos para ud. sr. Anonimo!

    ResponderEliminar
  12. Leer tus historias , es como entrar a un viaje proporcionado por algun que otro alucinogeno.Es como zambullirse al mar y explorar otros mundos.Te puedo asegurar que cuando leo tus historias , me invaden un monton de sensaciones y estados, que van desde la exitacion, la lujuria, el amor, el miedo, la risa etc.No se si sos real , por que no te conozco personalmente. Pero lo que si se, es que compro todas tus historias y cada vez me dan ganas de leer mas. Me e convertido en un adicto a vos (en el buen sentido).

    ResponderEliminar