jueves, 13 de mayo de 2010



DOLOR MILONGUERO


Quiero decirles algo a los tangueros y milongueros que andan difamando mi nombre mientras las puertas se me cierran: soy tanguera hasta la médula y no por bailar sola al compás de la música que está ligada al baile en pareja, dejaré de serlo. Sigan diciendo que lo mío no tiene nada que ver con el tango, que se trata de un exhibicionismo barato, que soy una mala influencia para el ambiente y hasta que promuevo el sexo. Que "Así se baila el tango", que "así se baila hoy"; basta!.
Quiero que sepan, si mis noches milongueras no lo ameritan , que no cuestiono el tango como baile social y en pareja, ni me interesa destruirlo como dijo alguno. Lo defiendo, lo persigo, lo disfruto y apuesto a esta danza de la que me embriago con el mayor contacto y deseo posible. El Tango Incomunicado es parte de mi apuesta. Pretende hacerme sentir el vacío del otro, el encuentro conmigo, el desarraigo, el placer de mi baile íntimo, el deseo del abrazo que me falta. Y además de todo esto, me da de comer. No nos perjudiquemos; hay espacio para todos y las propuestas mientras mas variadas más nos abren nuestras cabecitas, ¿no creen?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario