martes, 15 de junio de 2010





FLOR DE MILONGA


anoche: quedaban dos tangos de la tanda cuando me sonrió a la distancia a modo de invitación.
Bastó apenas a que me tomara de la mano y me dedicara un apretoncito antes de ubicarnos en posición tanguera propiamente dicha. Había piel, había tango sin aún bailar...Quedaban dos tangos de la tanda : "el monito" y " mala pinta" (De Caro).
Luego una cortina muy chistina y las ganas de quedarme y quedarme. Pero dije gracias sin ni mirarlo para no tentarme de ganitas, para que no me descubriera que me moría de ganas de seguir abrazada a él. Hice dos pasos como camino a mi mesa con esa emoción de haber tenido tanto de pronto y tan nada de pronto también...
Y una mano en mi hombro. Ahí estaba. Me animé a mirarlo de frente y entre tímido y pícaro me dijo en secreto:
- y si jugamos ( si te parece) a evitar el agradecimiento en toda la noche hasta que las luces blancas nos encandilen y taza taza ?. Sonreí y tomados de la mano seguimos bailando.
( y no termina acá)

4 comentarios:

  1. te extraño...contás vos o cuento yo como es que no terminó acá?, dónde estás que te llamo y nada?

    ResponderEliminar
  2. empiezo yo: las luces cayeron como un baldaso de agua helada, por mi lado me costaba abrir los ojos. Él se rió fuerte mientras el abrazo tibio se transformaba sin tango en un abrazo formal y hasta horrible.

    ResponderEliminar
  3. Me reí fuerte por tus ojos cerrados cuando ya cada uno andaba cambiándose sus zapatos. Fue tierno verte así, no queriendo despertar. No recuerdo un abrazo tan formal pero si...estaba pensando en el después. Te tentaste de la nada y me quedé desconcertado, solo en medio de la pista, mirándome las ojeras en el espejo y la camisa arrugada.

    ResponderEliminar
  4. es una tontería seguir ahora e imaginarlo a solas, me llamás y al menos lo imaginamos juntos?,besito de ducha con fondo de 34 puñaladas ( cuándo te lo devuelvo ?)

    ResponderEliminar