viernes, 29 de octubre de 2010

Dímelo al oido

Quienes bailamos tango no tenemos idea de lo que bailamos. Puede que existan las excepciones pero, la realidad es que bailamos un tango sin saber nada de ese tango. Ni orquesta, ni cantor, mucho menos lo que hace a la historia y al contexto en el cual surgieron letra y/o música. Somos de los milongueros (no tan de ley) y ahí nos quedamos: muertitos y mediocrones. Personalmente me da vergüenza bailar tango y desconocer tanto al respecto. Le pagaría a Dolina o a algún otro ( atractivo como éste) para que me instruya un poco y me cuente al oído historias tangueras.
Por qué los organizadores de milongas no se ocupan de colocar una pantallita así en el medio del tango abrimos los ojos y nos enteramos de lo que estamos bailando no?.

1 comentario:

  1. no creo que tengamos que saber tanto de la teoría, bailo hace mucho y los pies me mandan, me parece que estmaos afilados en ese punto y dejamos lo otro por cuestiones de que todo no se puede, estaría bueno lo de la pantalla

    ResponderEliminar