sábado, 27 de noviembre de 2010


Mis pechos caen sobre mi panza. Y quedan ahí: aplastados. Mi cuerpo es todo montañas. Intento verme hacia abajo. Solo puedo verme hasta el pupo que bastante desagradable está. Parece una cicatriz, una especie de queloide. No lo reconozco como "mi pupo". No llego a verme si necesito depilarme mis partes íntimas. Siempre me las arreglé sola en estos menesteres y no quiero llegar al parto hecha un desastre. No llueve más, me gusta que esté todo mojadito afuera y estar acá sequita y fresca, con mis plantas verdes erguidas. Más me gustaría estar en la milonga pero no puedo. Estoy juntándome de vez en cuando con un milonguero cordobés en su casa. Bailamos, practicamos y nos acostamos...Se que él frecuenta un par de lugares pero también se de su situación y no hay manera de que no me den celos al verlo bailar demasiado con otra. Tiene novia ( eso me dijo).
Estoy confundida. Me parece que por ahí necesito resolver alguito de todo lo que me angustia. Con Miguel no ocurrió ni un encuentro desde que estoy acá. Y con él no quiero noviazgo, ni sexo. Solo saber si para él honestamente existe la posibilidad de que sea el padre de mi bebé. Lo único que se es que no nos cuidamos en varias de las veces que estuvimos juntos desde el principio ( pero tampoco fue con el único que pasó esto). Cómo será lo del ADN; tendrá que nacer esta chiqui en la incertidumbre?, y el apellido?, le pongo Zurita de entrada o espero?. Ando con preguntas encima que no me dejan dormir. Me hará mal si me tomo una cerveza?, dicen que es bueno para ir generando leche o algo así. No se, necesito alcohol. Se acerca la idea de que esta chiquita salga y me preocupan tantas cosas.

2 comentarios:

  1. Malu el miedo y las preguntas son parte de la vida y mas en la etapa en la que te encontras, solo tenes que dejar que ese miedo que te asiste no te acobarde y que esas preguntas que te abruman encuentren respuestas. Un beso

    ResponderEliminar
  2. adhiero a cesar y sumo que su redondez le queda muy bien

    ResponderEliminar