jueves, 30 de septiembre de 2010


MI DISTINGUIDA PEBETA
(Diario Íntimo Semanal)

27/09/2010 21:02 Con un sandwiche de salame milán y mates al lado escuchando "Corazón encadenado" por Ada Falcón. "Parece que es una nena" me dijo el doctor - atractivo él, mientras me untaba un gel frío sobre mi panza y dibujaba movimientos circulares que me hacían acordar a los dibujitos de mis zapatos tangueros deslizándose sobre el piso de madera de alguna pista a oscuritas. Ufa!, me imaginaba un varón desastroso, sucio, correteando por un campito tras una pelota; que la pelota se le escape hacia un charco y que no le importe ensuciarse. Barro , malas palabras, mugre, que me llamen del colegio por su mala conducta. Quería eso. A las nenas me las imagino queriendo desde chiquititas ser bellas y princesas, vestiéndose de rosa. Acaso eso es todo?; todavía ando tratando de lidiar con esa inquietud tan femenina, estúpida y vacía y encima tendré que lidiar también con mi hija y mostrarle cuánto más allá de perseguir brillos hay? .
Sí me estremeció de felicidad escuchar su corazoncito; hay vida dentro mío!, ¿le gustarán los mates amargos?.
28/09/2010 21:50 Estoy bien, extraña, cansada.Hoy un chasco tras otro. Por ahí me tiento: aparecen ofertas sexuales para embarazadas por todos lados. Me revuelve el estómago pensar en que tantos anden teniendo fantasías con embarazadas. ¿Qué?, ¿dejamos de ser mujeres para pasar a ser "embarazadas"?. Manga de pervertidos!, estamos con náuseas, sueño, hambre, con las pataditas de un cuerpecín que se anda moviendo y vamos a tener ganas de acostarnos con cualquier tipo que nos pague?. Prefiero morirme de hambre!. Sos una bebita ya?, estarás toda formada?. Medio kilo pesa - me dijo ayer el médico. Quiero que esté bien, sanita. Es lo único que me importa: que esté sanita.






viernes, 24 de septiembre de 2010

BENDICIÓN

Soy inmensamente feliz con mi baile embarazoso ( y hoy no estoy para tangos)



Gracias Nico Favio!

viernes, 17 de septiembre de 2010


HONRAR LA VIDA

Ando queriendo que el bebé desde ya me de ese pan que dicen "trae bajo el brazo". Entonces, ofrezco mi panza y mi faceta actoral como estrategia publicitaria, me ofrezco enterita como maniquí viviente para exhibir indumentaria para la "futura mamá", ando viendo si hay interesadas embarazadas, para coordinar encuentros de Tango Incomunicado bajo esta temática y mando curriculums a todos lados.
Igual no pasa nada. Las embarazadas somos vista como debiluchas y más estando sin la presencia del padre de la criatura. Entonces te preguntan: " ¿y qué vas a hacer ahora?", "¿y cómo te las vas a arreglar?" , "¿pensaste bien la decisión de tenerlo?", "te va arruinar la vida". Qué vida me va arruinar un hijo carajo!. Ésta es la vida que podrá cambiar la mía pero arruinarla?!; ya la tengo bastante arruinadita si pienso que un hijo, encima de que viene, tiene que venir con una familia constituida, con un buen pasar económico, con una casita bonita y el autito en el garage; ah!, y con un desayuno feliz cada mañana con tostaditas, jugo de naranja y un maridito con maletín. Vayansé a la mismísima mierda los que me andan teniendo lástima por ahí y viéndome como una pobrecita. No hay nada terrible ni dramático. Tengo salud (tenemos salud) y tan sola no estoy.

Imagen: autofotografía

lunes, 6 de septiembre de 2010

PACIENCIA

Desde que apareció mi panza, los milongueros - esos que hasta hace un tiempito nomás, de frente y marcha me tiraban alguna ondita, hoy me esquivan o me respetan demasiado (que vendría a ser lo mismo). Hasta se les dio, de un día para el otro, dejar de llamarme "Atorranta" , María o Malu y largarme un "señora".
Me da bronca. Si vamos al caso que me digan como quieran pero,¿ por qué no me sacan a bailar tanto como antes?. Ni selectiva estoy pudiendo ser porque, como hay poca oferta, acepto lo poquito que se acerca sin desperdiciar. Hasta les doy el " si" a quienes no suelen tratarme dulcemente en el abrazo,también a quienes andan mascando sonoramente chicle mientras una cierra los ojos. Acepto desde milongueros que se exceden en perfume hasta los que andan con la camisa toda mojada de transpiración. A los que te hablan y te hablan e intentan sacarte datos; a los pollitos que recién empiezan y ni se le animan al abrazo o a los que hacen alardes de las milongas que cargan encima. Bailo con todos. Porque, los "todos" de una noche están siendo muy fáciles de contar con los dedos de una mano.
Parece que las embarazadas son "señoras" y, bailar con "señoras" o: no es buen marketing o no tiene el mismo saborcito.
Me encanta mi panza pero hasta de ponerla en foto estoy dudando así que, ya veremos.