sábado, 27 de noviembre de 2010


Mis pechos caen sobre mi panza. Y quedan ahí: aplastados. Mi cuerpo es todo montañas. Intento verme hacia abajo. Solo puedo verme hasta el pupo que bastante desagradable está. Parece una cicatriz, una especie de queloide. No lo reconozco como "mi pupo". No llego a verme si necesito depilarme mis partes íntimas. Siempre me las arreglé sola en estos menesteres y no quiero llegar al parto hecha un desastre. No llueve más, me gusta que esté todo mojadito afuera y estar acá sequita y fresca, con mis plantas verdes erguidas. Más me gustaría estar en la milonga pero no puedo. Estoy juntándome de vez en cuando con un milonguero cordobés en su casa. Bailamos, practicamos y nos acostamos...Se que él frecuenta un par de lugares pero también se de su situación y no hay manera de que no me den celos al verlo bailar demasiado con otra. Tiene novia ( eso me dijo).
Estoy confundida. Me parece que por ahí necesito resolver alguito de todo lo que me angustia. Con Miguel no ocurrió ni un encuentro desde que estoy acá. Y con él no quiero noviazgo, ni sexo. Solo saber si para él honestamente existe la posibilidad de que sea el padre de mi bebé. Lo único que se es que no nos cuidamos en varias de las veces que estuvimos juntos desde el principio ( pero tampoco fue con el único que pasó esto). Cómo será lo del ADN; tendrá que nacer esta chiqui en la incertidumbre?, y el apellido?, le pongo Zurita de entrada o espero?. Ando con preguntas encima que no me dejan dormir. Me hará mal si me tomo una cerveza?, dicen que es bueno para ir generando leche o algo así. No se, necesito alcohol. Se acerca la idea de que esta chiquita salga y me preocupan tantas cosas.

jueves, 25 de noviembre de 2010

La vendedora de fantasías



Un desgano terrible. Recontra aplastada. Pensar que hace un año estaba en el mejor hotel de Punta del Este haciendo temporada y este enero me encuentra en una hostería de Ucacha, sin pile y sin río. Todo sea para sacar unos pesos en un club frente a un par de viejos que - con vino barato de por medio, me miran bailar tras sombras mientras emiten sus carcajadotas o gritonean algún que otro comentario no muy delicado. Estoy pegajosa; sentarme a escribir da fiaca. Pero, cuando escribo, me cruzo de piernas; mis muslos se juntan, mi sexo se aprieta. Entonces,las yemas de mis dedos gotean y la piel se pega a las teclas de la compu y no se qué escribir pero escribo igual. Mis pies marcan el ritmo del tango que suena y la imagen consecuente que aparece asociando ese tango con algún abrazo ausente del que me quedan ganas. Hoy extraño a cualquiera. No hay mucho y ganas de disfrazar lo poco, menos. Tengo ganas de estar con algún hombre o con alguna mujer, no se.

domingo, 21 de noviembre de 2010

SUEÑO DE BARRILETE

Cómo al ver esto, no imaginar a mi hija y a su padre.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Cada día te extraño mas

Estoy en Córdoba hace un tiempito, extrañando a más no poder andar en bici por Buenos Aires. Es que extraño meterme entre los autos, sintiéndome poderosa cual bici-voladora al mismo tiempo que diminuta, poca cosa, anónima, flojita. Y, no hace falta tanto clima para recrear esas madrugadas que me encontraban caminando post milonga sola o acompañada, mientras la brisita fresca acariciaba mi espalda desnuda. Extraño los taxis - excitante sitio ambulante si los hay, en los que he transportado tantos deseos hirvientes junto a algún partenaire de la última tandita milonguera. Extraño mimos recontra osados de milongueros recontra histéricos y mi facilidad para responder con entusiasmo, con amor. De verdad los amé. Quiero que lo sepan ( se que algún otro suele darse una vuelta por este sitio). Pero acá estamos: cerquita de uno de los posibles padres de la hija que llevo dentro, aunque sin poder acceder a él. De trabajo, picoteando entre quehaceres variados que no dejan mucho pero ayudan, al mismo tiempo que salgo a vender variedad de artículos de empresas de otros y, ya que estamos, ofreciendo mis propuestas expresivas. De milonguera, acumulando ganas. Mi beba me pide exclusividad, mucho Tango Incomunicado y, de ser posible, que sea selectiva. El sábado pasado estuvimos con el dúo Proyecto Canyengue que presentaron su disco. Un placer para ambas.
video

jueves, 4 de noviembre de 2010


BAILEMOS
ella: - ¿Y?
amiga:- No pienso ponerme los zapatos, no hay nada potable
ella:- ¿y el de remera verde que está sentado?
amiga: - ¿lo viste bailar?
ella: - No hace falta. Voy y lo saco.