jueves, 2 de junio de 2011

Compartir 1

Algunos días una ( yo) anda con fuerza y entonces es como si te empujaran dos manos pesadas que desde el mismísimo colchón se desprendieran para pellizcarte las nalgas apenas amanece. Saltás de la cama y ahí vas. Otros días andás como aplastada.

Para esos días de aplastamiento va esta joyita que me llegó. Y de verdad espero Alberto que su música despavile en vivo mis movimientos algún día!. Un placer y gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario