miércoles, 3 de agosto de 2011



Con el Tango Incomunicado no llegarás a ningún lado porque precisamente no hay que llegar; hay que "transitar" . Es el "aquí y ahora" del que tanto se habla el que interesa y para lo que se trabaja. Hay que entrenar y sumergirse en el auto-conocimiento y las íntimas necesidades energéticas- corporales para luego, bailar con cualquier especímen milonguero que nos toque y disfrutar de estar, ante todo, en sintonía con nuestro cuerpo, permeable a contactarnos con otra piel y otras emociones que se despliegan bajo el estímulo musical.
Les habla "La Atorranta" y este mensaje va también para ustedes muchachos, que bien atorrantes son, cuando merodean la milonga y pispean silenciosos a las muchachas que abrazarán en la noche.
El Tango Incomunicado persigue precisamente el intento de comunicarnos plenamente con nosotros mismos y, por consiguiente , con nuestro/ a ocasional partenaire. Una herramienta mas para que el abrazo sea lo mas placentero posible.
GRACIAS

María Luz Zurita

2 comentarios:

  1. es chocante ver esto, de tango no tiene nada

    ResponderEliminar
  2. no se, tal vez el tango este en las historias,no creamos que solo abarca lo musical

    ResponderEliminar