viernes, 2 de septiembre de 2011

Estoy desastrosamente destruída de cuerpo y alma. Ojalá -queridos milongueros, no anden tan quedados y me ofrezcan su abrazo con desmesura y...que sea lo que Dios quiera

No hay comentarios:

Publicar un comentario