viernes, 10 de febrero de 2012

LA MILONGA Y YO

Ni tiempo para proyectar nada,para imaginar qué será de mi en este año. Ni siento tampoco que hayan pasado las odiosas fiestas. No me dieron vacaciones en el trabajo ("es la época mas fuerte"- me dijeron).Mi beba reclamando la maldita Sancor Bebé cada hora y media y ´aquí estoy: muerrrta pero no tanto; utilizando el tiempo que muchos usan para dormir, en la milonga. Ya lo he dicho: cómo me descansa bailar . Tal vez el cuerpo me delata signos de falta de sueño: ojeras, bajo peso pero...mi cabeza necesita esta abstracción, este paréntesis, este momento de ensueño. Y estoy como más enamorada del tango. Y no se qué anda pasando con las mujeres pero estamos escaseando. Las extraño chicas!!!; vuelvan!- Sucede que me llueven las propuestas para salir a la pista. Y, no se si es taaan placentero bailar todo el tiempo pero sigo sin poder rechazar milongueros. Intento no mirar mucho a aquellos pocos con quienes directamente por alguna razón especial ( aliento no tan fresco,evidente manoseo innnecesario, verborragia incontrolable) no inspiran un honesto abrazo de mi parte pero...bailo bastante. Transpirada, pegajosa, ahí estoy: entregada a esos hombres. Lástima que también en la milonga me esté faltando tiempo. O,"les"esté faltando tiempo. Hay algún que otro quedado de quien extraño su abrazo. Los tímidos y/o reservados, según mis estadísticas, son con quienes me suelo conectar de una manera tan intensa.Y, pasa que se me están acercando todos, menos esos. Supongo que por ahí se hacen una idea equivocada de mi. O, por ahí me hago tan la canchera que los apabullo. Lo cierto es que necesito de los milongueros sensibles y silenciosos. No estoy en momento de avanzarlos muchachos. No teman. No pido nada. Sólo abrácenme...

No hay comentarios:

Publicar un comentario