viernes, 16 de marzo de 2012

DEJAME ASÍ

Soy una mujer de pocos abrazos extra-milongueros. Podría ampliar detalles:¡cómo odio los abrazos!. Me molestan. Me molesta que me invadan corporalmente sin permiso, sin registrar mi cero interés de ser abrazada. Un abracito pequeñín como gesto de cortesía vaya y pase pero, hay quienes pretenden ahogarte en un abrazo que estruja todo deseo - lo quema, lo perfora, lo destruye.
El tango ( bailado en pista milonguera) me dispara precisamente lo contrario. Un deseo tan inmenso, tan necesario. Casi que me siento perdida si escucho un tango que me sacude cuando no estoy junto a una persona por la que siento algo más que meras ganas de abrazar fuerte. Me da tristeza, miedo y, me ha pasado que alucino con despellejar el piso de la oscura pista para meterme ahí abajo...Tampoco es que miraré a cualquiera para buscar un abrazo. El miedo y la tristeza no son estados como para huirle. Ay de mi si no los conociera!, ¿ acaso necesitaría tanto de tu abrazo milonguero mío?

2 comentarios:

  1. he sido tuyo y cómo los mares nos han separado; sueño con volver, esperame un poquito nada mas, a ver que tanto nos habran canbiado estos quince años ya (somos padres por lo pronto) te acordas que te lleve a una clase mia cuando todavia vos no andabas en el tango. me tuve que ir para que te dejaras agarrarpor la milonga. besos desde esta parte y, como parece ser que este blog lo ven mucho no pienso dar datos, debo sere el unico bailarion que se ha venido a vivir aca

    ResponderEliminar
  2. cuesta hablar teniendote tan conmigo mientras bailamos, pones distancia dentro de tanta cercanía. te quiero?, no se,pero pienso en vos mas de una vez

    ResponderEliminar