viernes, 11 de mayo de 2012

NOCHERO SOY

No soporto este sol hermoso que anda brillando ahí afuera(por algo mi baile encuentra motivación entre sombras y, si bien la sombra puede que sea una resultante del mismísimo solcito, no soporto a esta este astro. Lo odio. Es que me da cierta culpa no hacer lo que muchos hacen en días soleados: eso de ir al parque con los bizcochos y el mate, llevar a corretear a los chicos...Beba no reclama lo que no conoce. Tan mal no creo que esté igual. Ella es tan blanca que por ahí este sol le podría hacer mal. Somos parecidas y si bien no la llevo a la milonga ( me da miedito que algún despistado se le siente arriba si la dejo dormida en un sillón y la mate), solemos ir bastantín al teatro, mucha varieté, ambiente hipón...Después los critico porque otra cosa que no sporto es codearme con gente sucia y los teatreros - sobre todo los que andan en la onda fusión con circo, tienen ese aspecto común: el descuido en su higiene. De todas maneras, reconozco haber estado muerta de amor por un trapecista. Entrenábamos en Plaza Francia, colgábamos el trapecio de un árbol altísimo y allí volábamos por las mañanitas. Se extraña esa estupidez adolescente. Ese tiempo que sobraba. Ahora no me alcanza ni para una siesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario