martes, 12 de junio de 2012

MUCHACHA

A esta altura, muchachas treintiañeras, ni morirnos de frío mostrando estos piernones nada tonificados, ni gastar plata al divino botón en alguna promesa de la cosmética new age. A los treinta y pico lo que hago yo es confiar en lo madurita que estoy; me planto con este cuerpecín y esta cabecilla loca y a otra cosa mariposa. Y, como quien no quiere la cosa, aunque esté zaparrastrosa se me lanzan los pebetes!; y el que no se lanza?: bien que se lo pierde!

No hay comentarios:

Publicar un comentario