domingo, 26 de agosto de 2012

te aconsejo que me olvides



Detesto los hombres que se invitan solos: me acompañó hasta casa y no hacía falta más. Para qué tuvo que preguntarme si tengo té. Obvio que tengo té: tengo una caja con un montón de té. Soy maniática con el té: manzanilla, hierbas, hierbas serranas, tilo, te verde, te rojo…Y no se mentir. Me preguntaste si tengo té y te respondí “sí, tengo té”. Y acto seguido lo  tenía aquí en mi comedor esperando que le sirviera un té. Quería realmente un té?.  Ufff, vino el tecito, bailamos mas tangos, tuvimos sexo y se fue recién. Porque se durmió todo lo que pudo, se bañó y hasta  me llenó las orejas con su historia familiar y la remató: querés que te pase a buscar mas tarde y  me acompañás a saludar a mi vieja que cumple años? (lo que me faltaba!) .Si no te has ido siquiera!, de qué tarde me estás hablando si me la estás gastando! . Ya se va, ya se viste y se va. Nada.
Cosa desagradable es ver a un tipo con quien ya no querés saber mas nada invadiéndote y con tu ( “MI”) toallón puesto a manera de pollera para cubrirse sus partes . Vistasé hombre!!!; ni me pidió toalla!.
A esta altura es cierto que ya estoy bastante individualista, egoísta, solitaria, quisquillosa pero acaso no es sentido común?. Te invité un té ( y tampoco te invité) ;  tomateló y ándate! Y eso que  de yapa me entregué, lo pasamos bien…Ya está!; chau!. Mañana en la milonga nos veremos pero con esto de que te quedás y te quedás y pareciera que no tenés casa que me usás las instalaciones, te montás a mi hija en la falda y le hablás como si fuera mas que beba tonta olvídate!!!: te voy a esquivar como la mejor y tendré que aprender a mentir caramba!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario