sábado, 30 de marzo de 2013

PASIONAL


Con un milonguero que abraza de esa manera tan dulce...que no comete el error de separarse 

cuando acaba cada tango y te sostiene entre ese clima y tus caderas, que ni palabras hacen

falta...con uno de esos ya está...noche salvada y terrible dolor e inevitable situación la de 

pretender que ese estado te suceda con frecuencia...Y ahora pebeta cuidate; que no te agarre

uno de esos que te baje de tal magia de un hondo y cruel abrazo que mas bien es un

hondazo!.

Estos son los momentos en los que es preferible el tango incomunicado y resguardarse ese

intenso encuentro y recuerdo del tango compartido..

1 comentario:

  1. que ganas de ser esa inspiracion, acaso no hemos bailado? N

    ResponderEliminar