sábado, 7 de septiembre de 2013

EL QUE BAILA NUNCA MUERE

Algún día me desmoronaré; sin mas...Desapareceré. Que sea en un invierno entre una cruel y espantosa helada que mis huesos se requiebren. Que mi sangre se congele y de pronto esta piel con mi todo caigan de un solo golpe, sobre el cemento caigan. Bailaré hasta no dar más y no dando más en una quietud puede que de más. Un silencio de este cuerpo y la calma de morir bailando...bailando en paz, bailando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario