miércoles, 10 de julio de 2013

CUANDO TALLAN LOS RECUERDOS

Y no se...la milonga resulta tan contradictoria. Me descubro tan formal, me cuesta desprenderme de esos códigos que andan por la pista y alrrededores. Y me dan unas ganas de romper todo y decirle a alguno: "me encantás, cómo me gustás, sos tan lindo, tan cercano aún sin tu historia, quiero bailar toda la noche con vos, solamente con vos"...Pero, solo me sale estar ahí:
cabisbaja, a la espera de ese abrazo que atormenta y remueve toda sangre que delata el sentido a esta existencia. Y, a veces no se da porque no te acercás y una no todos los días se siente tan fuerte pa' llevarse el mundo-y los hombres por delante.
Entonces, te volvés a tu casa, por Arenales - o por alguna otra, cuando de repente detrás de un árbol no aparece nadie y sos vos la que tenés ganas de desaparecer hasta próxima noche milonguera, cuando otra vez vuelvas a soñar con romper todo y terminar en un sillón avejentado abrazándote al compás del tango que mas te gusta con quien mas te gusta.

sábado, 6 de julio de 2013

Las Cuarentas

Si te sentás a mi lado, y te escucho, participando con soltura de la genial conversación que se da, me invitás un trago y bebo entre risas y sin pudores, ni mejillas sonrojadas, ni manos transpiradas, después querés acompañarme a casa y te digo que no...no te sorprendas pebete: si estuve tan dada es porque precisamente ninguna incomodidad me pasaba...Y al menos en mi caso, la incomodidad es tan necesaria...