jueves, 15 de mayo de 2014

POEMA

Se acercó a un metro del bafle y marcando el ritmo con su pie me cantó la historia del tango que sonaba. Literalmente me la cantó porque no hablaba sin ponerle música. Tampoco dejaba de mirarme fijamente, no pestañeaba y casi no pude distinguir sus pupilas mezcladas en la oscuridad de sus ojos rasgados. Olía terriblemente; una invitación para establecer distancia pero...cantándome la historia de "Ventarrón" y , mientras yo estaba en el camarín callejero abandonando  precisamente la elegancia de los tacos por unas zapatillas verdosas, se puso a bailar solo. Se pudo a bailar tremendamente solo y tremendamente nada solo con tanto corazón puesto!. Impresionante. Emocionante. Con envase de lavandina amarillo relleno con vaya a saber qué bebida, sentí perfumado el ambiente con tanto tango desde el alma. Nos abrazamos y bailamos. Él descalzo y con lucecitas que atravesaban la piel amarronada. Tan lindo  bailamos...Uno de los mas bellos milongueros que he sentido entre un abrazo. El mas sucio milonguero que he sentido entre mis brazos. El tango mas prolijo y mas mugriento. "Poema" y  Borracho instante...Gran instante que continúa reluciendo este día, esta noche...
"Me llamo Javier" - dijo cantando y su historia sigue sonándome y resonando...
 
(También cantó que hace tiempo bailaba y que tiene una foto bien pituco cuando ponés "Tango"en Wikipedia). "Que cosas que tiene la vida..."
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario