domingo, 24 de agosto de 2014

Hoy le doy la espalda al Festival de Tango 2014

Y una no quiere escuchar a nadie hablar de nadie pero resulta inevitable en este tipo de eventos escuchar cada cosa!; que este bailó mejor que aquél, que la técnica de esta bailarina es peor que la de aquella, que la coreo es horrible, que no importe como bailen sino que tengan un pronunciado tajo en el vestido...Y se sigue escuchando: que no sienten una miércole, que la orquesta no da para un abrazo, que el chiruso del bandoneón está con la violinista que a su vez está con el cantor, que los zapatos que compró una ayer se le destrozaron y no se los quisieron cambiar, que la promotora está para comérsela - según un turista mendocino...
Y dicen que dicen...Y una también dice; la masa contagia y te ves como de afuerita tan asquerosa participando de este tipo de charlas...Y lo peor es escuchar a esos con quienes pensabas hace segunditos nomás ir a la pista a bailar decir tanta sarta de cosas. Se te caen, se te deslucen, se te va el interés.
Entonces, me parece que para resguardarme y resguardar la magia tanguera a lo que queda me lo miro por la web y enfilo a codearme con los pitucos de la calle o de alguna milonguita perdida...

(Gracias Victor; un placer)



2 comentarios:

  1. al final sos como todas; conventillera

    ResponderEliminar
  2. seguro pero cuando puedo evito el clima propicio para el hervor conventillero

    ResponderEliminar