miércoles, 17 de septiembre de 2014

YIRA YIRA



Podés creer - y no es la primera vez, que pasan y me dejan restos de comida?!
Gracias pero no tengo hambre!!! - y no me ofende que lo hagan, simplemente les cuento: no tengo hambre. Con la plata que recaudo día a día gracias a quienes valoran el arte callejero, me alcanza para comprar la harina y hacerme los ricos panes de cada día, desayunar de manera contundente y tener energía para bailar. Si de verdad tuviera hambre tal vez no podría moverme, mucho menos bailar. 
Acaso cuando van a ver un espectáculo o un showcete le tiran un pedazo de hamburguesa a ese que les actúa o les canta ahí arriba?!. No tengo la suerte  de estar en un lugar al que ustedes - la mayoría considera "el lugar" para la las expresiones artísticas. Pero les cuento que elijo este escenario a cielo abierto, a frío abierto, a sol furioso. Elijo trabajar en el lugar que todos los días pisoteamos, el lugar donde defecan perros y palomas, donde viven los que de verdad no pueden elegir y comen de la basura ( a esos ni los miramos ni para tirarle el pedazo de hamburguesa no?).

1 comentario: