domingo, 27 de septiembre de 2015

Tango Soleado



El sol está de más. O simplemente está. Se entromete; quiere bailar, delatarnos. Una práctica a las cinco de la tarde pone en evidencia que allá estamos: toditos con ansias de oscuridad, de abrazos que nos hagan cerrar los ojos para volver a ver estrellas aún a plena luz del día, la noche no fue suficiente para el agotamiento. Saber que hay más es nuestra motivación. 
- Uno: qué hacemos acá si da para un picnic?
- Una ( solo vuelve a abrazar mientras su camisa a cuadros la transporta a un mantelito a cuadros tirado sobre el pasto)

No hay comentarios:

Publicar un comentario